[owl-carousel category='mark-rothko' singleItem='true' autoPlay='true']
la prestigiada galería de nueva york que vendió rothkos y pollocks falsos
más de una decena de obras falsificadas fueron vendidas a distintos compradores

el hijo de Mark Rothko, Christopher, testificó el día de ayer en Manhattan, en el marco del caso en contra de la galería Knoedler y su ex presidenta, Ann Freedman

 

la demanda fue interpuesta por Domenico y Eleanor De Sole, quienes en 2004, compraron por 8.3 millones de dólares una obra que supuestamente era de Rothko, pero que resultó ser falsa

 

la pareja afirma que Ann Freedman les proporcionó una carta firmada por once especialistas que garantizaban la autenticidad de la obra. entre los especialistas estaba el hijo de Rothko, quien asegura nunca haber firmado aquél documento, así como que jamás estuvo enterado de que su nombre estaba siendo usado para promover la venta del trabajo falso

 

la obra vendida a los De Sole fue una de las ocho obras falsas atribuidas a Mark Rothko que fueron llevadas a la galería Knoedler por Glafira Rosales, una dealer de arte que dijo a la directora de la galería que las pinturas provenían de un coleccionista suizo que prefería permanecer en el anonimato. Rosales también vendió a la galería supuestos trabajos de Jason Pollock y Barnett Newman, que también resultaron ser copias

 

a la fecha, ya son diez los compradores que han demandado a Freedman y a la ya clausurada galería Knoedler, alegando que debieron haber sabido que las obras eran falsificadas
el abogado de John Howard, un coleccionista que compró un De Kooning falso en Knoedler, declaró que Freedman, la galería y todo su panel de expertos aseguran no haber estado enterados del fraude, aún cuando en una de las supuestas obras de Pollock, el apellido del artista estaba escrito incorrectamente: Pollok

 

la dealer Rosales, su ex novio José Carlos Bergantines Díaz y su hermano Jesús Angel Bergantines Díaz, han sido acusados de fraude. los hermanos Díaz fueron arrestados en España en abril. salieron bajo fianza y aún no se decide si se iniciara un proceso de extradición en su contra
Rosales fue declarada culpable de fraude y evasión fiscal el pasado septiembre y se enfrenta a un máximo de 99 años en prisión con la combinación de condenas. la acusada ha accedido a ceder 33.2 millones de dólares, incluyendo su casa en Sands Point, Nueva York y a pagar la máxima restitución de 81 millones de dólares