[owl-carousel category="trans" singleItem="true" autoPlay="true"]
Transgénicos
¿qué sabes de ellos?
¿maíz transgénico?

Desde los 90s empezamos a escuchar sobre los alimentos transgénicos, ya que fue cuando entraron al mercado; pero fue hasta años recientes que se comenzó a difundir cada vez más información acerca de éstos –y sus efectos–.

 

Una ola de movimientos en Estados Unidos y Europa han logrado llamar la atención hacia los transgénicos y sus terribles consecuencias: problemas de salud, ambientales y pérdidas culturales son algunas de las preocupaciones de millones de personas.

 

Actualmente en México se discute si el maíz transgénico debe entrar al país, pues ya se le había concedido el acceso a Monsanto. Sin embargo se han presentado varias demandas en contra del conglomerado norteamericano e instituciones gubernamentales para anular el permiso de comercialización.

 

Pero primero, una pequeña guía para entender el problema:

 

¿Qué son los Transgénicos?

Los transgénicos son organismos que han sido modificados de manera artificial. Granos y otros alimentos que crecen de la tierra se modifican genéticamente para poder resistir herbicidas y enfermedades, y poder producir internamente pesticida para resistir insectos.

 

 

¿Qué es Monsanto?

Monsanto es un conglomerado que provee productos químicos para la agricultura y, desde los 80s, también se dedica a la modificación genética de los alimentos. Es una de las compañías de la industria más criticadas alrededor del mundo por los riesgos que representa su maíz –de salud, legales y económicos–.

 

¿Cómo nos afecta?

De muchas maneras, sin embargo aquí hablaremos de la herencia cultural, ya que no sólo somos uno de los principales productores de este grano: el maíz en nuestro país se remonta a las épocas prehispánicas y desde entonces ha sido uno de los ingredientes más importantes en nuestra gastronomía –patrimonio de la humanidad por la UNESCO–.

 

En México existen diversas razas de maíz, las cuales se podrían perder al introducir MON 810 –nombre que le dio Monsanto a su maíz –, ya que modificarían y degradarían a toda la población nativa. ¿Cómo? Los transgénicos contaminan a los naturales de manera indirecta, transmitiendo su código genético a través de la tierra o la polinización. Así, el código genético de MON 810 terminaría en todos los maíces mexicanos, por lo que dejarían de ser del país para convertirse en un producto más de Monsanto –nuestro maíz pasaría a ser propiedad intelectual de un conglomerado gringo–.

 

Esto representa un cambio irreversible que dañaría la diversidad de esta especie en nuestro país y nuestra herencia cultural. No es como una reforma política o económica que puede cambiar con el siguiente gobierno. Si el maíz de Monsanto entra al país no hay vuelta atrás.

 

A pesar de que se han realizado varias acciones para impedir que Monsanto comience a vender su maíz en México, todavía falta un largo camino por recorrer, así que debemos informarnos e involucrarnos para proteger nuestro maíz.

 

Si te quieres unir al movimiento, puedes firmar la carta del Maestro Francisco Toledo y la ONG

Pro-OAX aquí

 

Información no falta, sólo difusión, así que aquí les compartimos algunos links con los datos sobre los demás riesgos:

mentiras y verdades del maíz transgénico, Greenpeace

la postura de un experto contra el maíz transgénico, Pro-OAX A.C.

plan de monsanto para sembrar maíz transgénico en méxico, La Jornada

¿quién es monsanto?, Greenpeace

monsanto en el mundo, Greenpeace

toledo pide evitar maíz transgénico, El Financiero

golpe a monsanto y sus transgénicos, Proceso